La Imagen Del Gobierno Empañada Por Corrupción


¡Saludos a todos!
Sin lugar a dudas, la turbulencia que atraviesa el gobierno en estos últimos meses parece no despejarse. 
Cuando no es Juan es Pedro. Hace una semana la torpeza de un gracioso coronel de la policía dejó al descubierto una práctica de antaño, el cual todos conocemos, mas nuestra policía ha negado: "poner droga a algún ciudadano".
Da el caso que en esta ocasión fue tan burdo el intento que en vez de contener y deshonrar un movimiento (Verde) que desde hace meses viene reclamando el cese y castigo a la impunidad, lo que hace es que lo fortalece, a la vez que victimiza al ciudadano Juan Comprés, objeto de tan despreciable acción.
No terminamos de digerir bien este sorbo de mal gusto, cuando sale a la luz la entrevista que le hiciera la destacada comunicadora Alicia Ortega al ex Ministro de obras Públicas en el periodo 1996-2000, Diandino Peña, el cual, como si fuera poco lo de Juan Comprés, reafirma un entramado de tráfico de influencias y corrupción que permea todo el Estado.
"Le están cayendo todos los palitos al gobierno", que por su cuenta trata de mantener una imagen fuerte, del mismo modo intenta tapar las goteras de donde proviene la gota.
La destitución de Diandino (Peña) es un ejemplo práctico, mas no termina de convencer a la ciudadanía de la buena voluntad que emana desde el gobierno para combatir la corrupción, cuando solamente se destituye y no se va más allá.
Lo mismo ocurre con el caso del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) que solo se destituyó a los funcionarios acusados de dolo, sin embargo han pasado tres meses y no se da una respuesta contundente a los casos de corrupción destapados y que trajo como consecuencia la muerte de tres personas, incluidas dos renombradas figuras de la comunicación en la provincia.
Estamos de acuerdo en que los funcionarios que empañen la imagen (ya deteriorada) del gobierno tienen que ser apartados de la función pública, mas también es necesaria una consecuente investigación "real" por parte del ministerio público que conlleve un posterior sometimiento ante los tribunales. 
Se pone en duda el discurso del presidente el pasado 27 de Febrero, cuando exclamó, en tono enérgico, que "en su gobierno no habrán vacas sagradas".
La verdad es que "las vacas sagradas" pululan como en la India; porque cómo se explica que una sola persona (Diandino) posea 29 empresas, 15 de ellas con participación internacional, y todas creadas a partir de los gobiernos del PLD; " Dios hasta lo mucho ve".
Es cierto que el ser humano tiene derecho a crecer personal y económicamente, partiendo de sus talentos y capacidades; sólo que esos talentos y esas capacidades cuando están apadrinadas por el consentimiento del aparato estatal se convierten en tráfico de influencias, por ende son un híbrido de corrupción.
¡Hasta la próxima!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.