Una Sociedad Que Clama Por Justicia


ARLENE REYES SÁNCHEZ
arlene.reyes@gmail.com/Twitter: @arlereyes
 

Las malas noticias adornan el día a día de Quisqueya. Que si la estafa de Odebretch, que si los atracos, que si los feminicidios. Pero además, hay que sumar las batallas diarias de todo aquel que vive en esta tierra tricolor: deficiente sistema de salud, bajos salarios, falta de educación digna, deteriorado sistema de transporte, tapones e imprudencias, y así se van adornando 24 horas en el sistema de la Isla Bella.

No quiero cargarme de negatividad. Anhelo seguir creyendo en una nación empoderada, la cual no solo lucha por su soberanía, sino que también, defiende la equidad y busca la justicia.

Esa justicia que hoy se escuda en los barrotes de una cárcel, esa corrupción política: sedante para la verdad y la transparencia.

Creo, firmemente, en esa juventud que no se rinde, que no se queda callada; que pelea por los ideales de Duarte, que se levanta con gallardía como Luperón, que es revolucionaria como Manolo Tavárez Justo, que deja de lado el interés por los recursos del Estado, y que es capaz de sacrificar hasta su propio salario, sí, así de fácil, y a la vez, complejo, por el bienestar de una nación, como lo haría el indeleble Juan Bosch.

 

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.