La Muerte También Es Parte De La Vida


“Después de todo, la muerte es sólo un síntoma de que hubo vida” Mario Benedetti

 Tenía 5 años cuando por primera vez vi a un ser humano muerto y a la vez a un amigo, en la típica caja gris con personas llorando a su alrededor. En una forma abrupta la madre de mi amigo se abalanzo sobre mí y me abrazo tan fuerte como jamás nadie lo había hecho a mi corta edad, lloró desconsoladamente, pero ¿Qué podría decirle a ella que pudiera menguar su dolor? yo solo veía a mi compañero de juegos y me preguntaba: ¿Por qué estaba allí, inmóvil? para entonces no entendía el sentido de la muerte y nadie me lo explicó, cada día espere a que aquel amigo el único que tenía, llegara a casa como solía hacerlo. Con el paso del tiempo fui cayendo en la realidad y su recuerdo quedó en mí para siempre.

La muerte es un hecho innegable, nos guste o no, nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos aunque muchos no cumplen todas estas etapas en el ciclo de la vida, la muerte es el final del sendero de todo ser viviente. Ser conscientes de ello, de una manera sana, nos permite ser más libres en la travesía de la vida.

Nuestros tutores (muchas veces por cultura es un tema tabú, por miedo o supersticiones) no nos explican algo tan natural y real como la muerte cuando somos niños, antes o después de haber pasado por alguna perdida sea familiar, de alguna mascona o de algún amigo/a. En muchos casos de manera abrupta caemos en que esa pérdida ya no volverá, al no tener las herramientas adecuadas como un profesional en el área (Psicólogo-a), el no hablar del tema, el no expresar los sentimientos, negarse a la realidad, nos lleva a un duelo difícil de superar, miedos irracionales, depresión, ansiedad, inseguridades, un letargo emocional que no nos permite avanzar.

Cuando al ser humano se le disfrazan las cosas para evitar que le duela, indiscutiblemente sufre, puesto que se choca con la realidad de la peor manera ¡De un solo golpazo! Y asumir la realidad cuesta mucho y más cuando no estamos preparados. Es recomendable explicar las cosas como son desde niños, claro está, tomando en cuenta la edad del infante. Se pueden usar algunas herramientas como: Un cuento o historia, explicarle el ciclo de vida por ejemplo con la semilla de un árbol (Se planta, nace, crece, etc) y compararlo con la los seres humanos u otra perdida, alguna película propia de su edad, escribir una carta a la persona que partió, explicarle que está bien llorar que puede expresar sus sentimientos y hablar de ello, hablarle del tema de una manera sosegada, tranquila.Recordar que nunca pero nunca se debe mentir y mucho menos cuando se está educando.

Criar seres emocionalmente sanos, coherentes con la realidad les evitará grandes sufrimientos y una mejor salud mental. Muchos dicen -La vida se encargara de enseñarles- pero explicar las cosas es parte de la responsabilidad de ser padres/tutores. Para éstos, muchas veces les resulta complicado y hasta casi imposible tocar ciertos temas amargos pero propios de la vida, en estos casos siempre es recomendable buscar ayuda profesional para que le pueda proporcionar las herramientas adecuadas para poder ayudar a su hijo/a en estos temas.

La vida es un constante crecimiento, es imposible enfocarse solo en lo agradable, todo es un aprendizaje hasta aquellas situaciones que no nos gustan y nos duelen.

 

 Facebook: Angie Peña Coustain

Integram: Angie Peña Coustain

Email: constan-16@hotmail.com

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.