El Resurgir De Aseumuco


Empiezo esta reflexión haciendo un mea culpa, ya que de alguna forma, soy responsable, también, de la situación de inoperantes e inercia que afronta la Asociación de Estudiantes Universitarios del Municipio Consuelo (ASEUMUCO).

Aunque de manera directa no fui un ente de ejecución, pero si fui uno de los actores que en su momento tuvo cierta incidencia y decisión, mas por las diferencias en el manejo arbitrario e interesado por parte de los que sí tenían el rol principal (directiva) no contribuí en fortalecer una institución que por el bien de generaciones futuras debe preservarse.

Acepto que por la inmadurez propia de la juventud y la inexperiencia en asuntos políticos la integración que debimos tener en los años en que esta institución logró un considerable repunte no se materializó.

Sin embargo, así como trato de exorcizar mis errores y hacer un aquelarre de los por menores que no debieron ocurrir, lo propio deben hacer los que por narcisismo, egos encumbrados y arbitrariedades reprochables han propiciado este estado inerte y confuso que vive la asociación.

Las asociaciones estudiantiles son organismos frágiles, en su mayoría, lo cual amerita del dinamismo de estudiantes y jóvenes dispuestos a contribuir con su fortalecimiento y desarrollo, pero de forma constante y continúa, no por el fervor del momento o por la ambición de solo presidirla.

A la sazón, ASEUMUCO vuelve a despertar el interés de estudiantes que al percatarse de la necesidad perentoria de contar con un organismo estudiantil activo y organizado sienten la obligación de hacerla resurgir con el fin de que retome la responsabilidad de ser un ente deliberativo en los asuntos concernientes a los estudiantes universitarios del municipio.

Desde mis años como líder estudiantil he venido manifestando la urgencia de que ASEUMUCO se convierta en una institución cooperativista que conciba un organismo fuerte, incluyente, participativo, donde todos los estudiantes tengan los mismos derechos y deberes, a la vez que alcancen iguales beneficios.

No es sólo obtener un transporte estudiantil, necesario por demás , sino obtener beneficios que van desde las tarjetas estudiantiles del gobierno, reabrir la casa pensión, ser incluidos de nuevo en el presupuesto del Ministerio de la Juventud para fines del subsidio estudiantil, servir de enlace entre las demás instituciones sociales del municipio con el fin de obtener un bien común, ejemplo ASOTRAPICO...

Todo eso se puede lograr con la motivación que surge de nuevo en el sector estudiantil, gracias al crecimiento que en estos momentos exhibe, en gran medida producto de las extensiones que posee la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en San Pedro de Macorís y Hato Mayor, agregándole la cuota estudiantil que mantiene la Universidad Central del Este (UCE).

Este es el momento de retomar lo que no debió cesar; conducir a ASEUMUCO por nuevos senderos que propicien la integración y el dinamismo de una institución valiosa que con su desarrollo sirve de soporte al beneficio de nuestro municipio.

¡Hasta la próxima!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.