Impresión E Incognitas Que Deja El 16 De Agosto


¡Saludos a todos!

Después de seis años, retorna Juan Padilla al cabildo de Consuelo, relevando al hasta el 16 de agosto alcalde Johnny Fulgencio, el cual en su discurso de despedida se limitó a hacer arengas y vítores de los logros alcanzados por su gestión. También tiró un ramo de olivo al nuevo gestor. Sin embargo no rindió un informe escueto de como deja y entrega el ayuntamiento.

Nos siguió impresionando con sus cualidades y dotes de orador, el cual busca que el auditorio estalle en aplausos que aumentan la megalomanía y excitan el intelecto. Sin embargo por el tono y nivel de su discurso se desdijo al expresar que no volverá a aspirar, ya que en vez de rendir cuentas sembró una semilla que pudiera germinar en otra posible postulación, no necesariamente ha alcalde...

Terminada su alocución cometió la imprudencia de abandonar el salón de actos sin esperar la juramentación de su sucesor, aptitud reprochable e injustificada (¡bueno, quizás para mí!) que tiró por el suelo los elogios y piropos que minutos antes le endilgó a quien, como él dijo, era el protagonista de la solemne jornada. Adelantando lo que en lontananza se evidenciaba: un desorden en el cabildo.

Por qué no dio su última  rendición de cuentas? Por que abandonó el acto sin esperar su culminación? Estas son preguntas que deben proponerse aún más, luego de que en los días posteriores se declarará al municipio en estado de emergencia, a través de la tercera resolución que en esta gestión aprobarán los regidores del consejo con el  voto unánime de sus siete miembros.

Es muy cierto, como esbozara uno de los concejales; que, pese a dar su voto favorable a la resolución, expuso que un gran número de alcaldías, cuyos incúmbentes no lograron la reelección presenten un mal estado de sus respectivos municipios, lo mismo que ponderó las posibles causas. Sin embargo ni esta ni las demás alcaldías pueden justificar el ingente cúmulo de basura que en la actualidad agobia a sus munícipes.

No habrá razón justificada para tanto desorden, tanta irresponsabilidad, tanta desidia, cuando Hasta antes de las elecciones se alardeaba del progreso del municipio, con el eslogan: "Consuelo Progresa".

No es como se empieza, sírvase de ejemplo a las nuevas autoridades, sino como se termina (el mismo cliché), porque al fin y al cabo son los ciudadanos quienes pagamos las consecuencias, aunque también somos los que castigamos.

El reto de la nueva administración municipal será  no repetir los errores propios de una dirección caracterizada por el manejo hermético y unilateral de los fondos públicos.

Dar prioridad al cumplimiento de la ley municipal, en conjunto con sus regidores; quienes deberán velar por el fiel cumplimiento de la misma.

Consuelo anhela un ayuntamiento con rostro humano y solidario, esperemos que Juan Padilla, quien tiene en sus manos los destinos de la comunidad, no repita los yerros de la antigua gestión y pueda culminar como empieza esta nueva administración: "con bombos y platillos".

¡Hasta la próxima!      

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.