"El Que Cela, Quiere"


"Los celos son posesión, no importa como quieran pintarlos. Es asfixiar al otro en nombre de un amor enfermizo" Walter Riso

Se nos ha vendido que los celos van de la mano de quien ama, de quien quiere y se interesa de manera muy "real" o "verdadera".

Existen diferentes tipos de celos, pero nos enfocaremos en los celos posesivos, uno de los más peligrosos y tóxicos.  Existe el Síndrome de Otelo, definido como una patología psiquiátrica que puede acabar en dramáticas consecuencias. En este síndrome la persona sufre de celos irracionales y desmesurados.

Creer que el otro/a es de mi propiedad, mía/o y solo mía/o, crea un mundo paranoico en torno a la pareja, la más mínima mirada es motivo para pensar que algo se oculta y él/ella tiene que descifrar qué es.

Las personas con este síndrome se caracterizan por ser egoístas, poseer baja autoestima, ser inseguros, paranoicos, impulsivos y rayan hasta llegar a la asfixia, tanto de la persona a su lado como de todo el entorno que rodea a su pareja. Se vuelven detectives con un doctorado en agentes del FBI.
"Pero si te celo es porque te amo, porque me importas, porque eres el amor de mi vida, y no puedo vivir sin ti. Quien no ama, no cela". Son algunas de las frases que utilizan para justificar su accionar irracional.

Su nivel de apego es muy alto, al punto de cometer acoso, conductas agresivas, asesinato y suicidio. Los celos pueden pasar de un sentimiento natural a una enfermedad.

La posesión y el apego emocional obsesivo nunca es, ni será, un signo de salud ni bienestar mental. Somos seres individuales que compartimos sentimientos de manera libre, ni tu me perteneces ni yo te pertenezco, si estamos juntos es porque así lo deseamos en plena libertad.

Buscar ayuda profesional para lidiar con nuestros problemas siempre será una decisión inteligente. Si crees que tú o tu pareja padecen estos celos enfermos y desgastantes, busca ayuda, libérate de este mal. Sino hay posibilidad de salvar la relación, corre lo más rapido que puedas y termina con esa tortura.

El amor en todos sus ámbitos es libertad, quien me ama no me posee, puesto que no soy un objeto ni una propiedad. Puedo tener mis propias amistades y mi propio espacio y no necesariamente mi pareja tiene que estar en todo.

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.