Amor


Las manecillas del reloj, la falta del respeto a la vida y la escasez de amor al prójimo nos exponen ante lo inhumano, la crueldad y la muerte.

Las noticias de nuestros diarios se llenan de homicidios, atracos, frustraciones; dolencias por doquier. La reciente tragedia no fue en un lugar lejano, no fue en territorio desconocido. Fue en Orlando, pero pudo haber sido en la esquina más próxima del espacio donde te encuentras ahora.

Pudo ser donde nos juntamos con amigos, conocidos..., donde celebramos, donde conmemoramos. Mientras continuemos alimentando sentimientos de resentimiento y de odio hacia nuestro prójimo, mientras sigamos cultivando una cultura de confrontación y teniendo corazones grises continuaremos viendo y realizando crímenes como éste.

Si el universo sigue contando con el fácil acceso de armas, ya sea de manera legal o ilegal, las posibilidades de que esto se siga repitiendo son exponenciales. Esta no es más que una realidad cercana, viva y latente. Debemos detenernos y pensar si nuestras actitudes son acordes a los valores de la bondad, la hermandad y la solidaridad; de no encontrar respuesta, se hace preciso recomenzar y volver a escribir las páginas de la paz, la armonía y el amor...¡Nos hacen mucha falta!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.