Juan Bosch


Aquel hombre a quien llamaban Juan, Juan Bosch caminó por la vida en traje de gala tropical o con las conocidas chacabanas, con voz fuerte y delicada a la vez; manifestaba su criterio ante la sociedad y sus contradicciones. En el perfil de su nariz sostenía unos lentes tipo “botella”, que, según sus seguidores “reflejaban respeto y una indiscutible afinidad por la cultura y la política. Juan Emilio Bosch Gaviño, un apasionado hombre de letras. Un caballero de palabra, de acción; dedicado a un ejercicio político noble y justo”. Es por esta razón que en una ocasión don José Luis Corripio Estrada, dijo: “Don Juan es un inmortal de la política y de la literatura dominicana”. A su vez, el inolvidable Freddy Beras Goico, una vez expresó: ”Gracias, don Juan, por enseñarnos en determinados momentos a envolvernos con la bandera dominicana”. Bosch Gaviño fue un líder juzgado por sus principios y valores éticos. Acusado de comunista por el simple hecho de profesar una filosofía distinta a la que el pueblo dominicano había palpado. ¡Ay, Bosch! ¿Dónde reside esta patria que parece perder el tricolor de una nación, cuyo escudo reza: Dios, patria y libertad? “A la patria no se le usa, se le sirve”. “Hay que educar al hombre para que respete las leyes. Sin leyes no hay sociedad, y las leyes sólo tienen valor si cada persona las acepta y las respeta y las hace respetar”.

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.