Se Nos Va…


Se nos va la vida en el ondear de nuestra bandera. Ya estamos, sin marcha atrás, en las elecciones. Nos envolverá el ruido, el cantar de las promesas. Mientras a Quisqueya le rompen el alma, el corazón y todo lo ínfimo que se archiva en el ser. Porque nadie da respuestas al oleaje de atracos, porque la policía en vez de hacer su trabajo anda buscando que ‘le den algo para la cena’ y así... Caminamos sin norte, sin enfoque. Se nos va la vida en nuestras labores y vamos perdiendo lo que no puede volver, pues cuando se va, no hay vuelta atrás: el amor a nuestros seres queridos, el alimentar el espíritu, el leer a la vida con sus detalles y colores, dejando de lado que muchas veces existimos, pero no vivimos. Cuando el vivir nos pase páginas y nos presente la cuenta espero que podamos decir que compartimos muchos cafés, muchas cenas y muchos desayunos y que nuestro móvil no interrumpía momentos íntimos. Esos instantes de calidad que ni el dinero puede comprar.

La vida es un ratito y con tan solo un soplo nos hace aterrizar, o como expresa una canción ‘todo lo que sube tiene que caer’.

Aprovechemos el ahora, el hoy, tenemos tanto por hacer, hay tantos que nos necesitan. Seamos como esos héroes anónimos que se quitan un pedazo de pan para obsequiarlo a aquel que no lo tiene. Necesitamos más amor, menos odio. Nos atacamos, nos herimos y nadie pide perdón. Necesitamos más, más de unas manos que bailen al compás de la paz, del regocijo y de la unidad... ¡Que no se nos vaya el sentir para que no perdamos la flor de la vida!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.