Encontrar La Paz


Se escucha sencillo, pero no es como encontrar una fruta en algún mercado. Es algo más. Se encuentra en la intimidad con Dios. En el amor al prójimo. En el dar sin recibir nada a cambio. En perdonar cuando nos hieren. En soltar las riendas y entender que muchas veces hay que dejar ir.

Cuando comprendemos que no es cuando el hombre quiera, sino cuando Dios lo designe. Dejando de lado los impulsos y actuando no conforme a nuestra voluntad, sino apegados al latir de Dios.

Vivimos en un día a día que nos obliga a enojarnos. Pero recordemos siempre: airados pero no pequemos. Abramos nuestro corazón a la nobleza, a la pureza.

Despertemos a ese niño que un día fuimos y demos gracias por todo cuanto tenemos. Si nos quejamos de la falta de pan, tengamos presente que ahí justo afuera, en la calle o avenida más cercana, hay alguien que hace días no posee el alimento diario.

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.