Buen Consuelense


¡Saludos a todos!

Domingo cálido, este 23. Me levanté con una sensación ingente de, como dicen, darme un baño intenso de pueblo, disfrutar de lo rico de una (mejor dicho) par de Presidentes bien frías en el Down Town, luego de haberme pasado buen rato hablando plepla, a lo buen dominicano consuelense.

Así mismo, consuelense; al que hace de la tristeza un rato de alegría, al que sabiéndose, incómodo se deleita con su malestar. Buen consuelense, el que tiene el deseo de superarse, no importa con que oficio; solo sacrificando el pecho con el objetivo puesto en ver alguna vez el progreso.

Es verdad, hay uno que otro que empaña nuestra imagen dejándose llevar por los “caminos cortos” (que al final son pedregosos), en vez de dar privilegio al beneplácito que da recorrer un tramo largo, pero fructífero y placentero, sin consecuencias nefastas.

Y olvidando pesares iniciamos la juerga al compás de Willie Rosario y su orquesta con el tema “Callejero”, en la voz del Pupy Cantor, incitando a uno que Otro decir: “no te enamores de mi por que yo soy de la calle”; provocando a Alberto Rojas (hombre de calle) ha tomar las maracas y haciendo que Santiago Scott olvide nuestros debates políticos, por la nostalgia de sus tiempos de bohemia al lado de Machito Rapsac y Papote Castillo, los cuales hubieran sido tremendos integrantes de Son del Batey.

Ahí mismo, detrás del mostrador, está el carismático Jesús Beldía --salsero como yo--, quien le encanta las salsas clásicas, donde !me hecho con cualquiera! Claro, que no sea Chino Mendez, Eugenio Pérez, el Indio Miguel, el Gato Peter ni el Piloto, ¡ok!  ´

Buen Consuelense, quien ha tenido que migrar hacia Bávaro, porque el azote de no saber donde está la “macá” le agobia, y no tiene otra opción. Pero cuando baja pal batey perece que se pasó una temporada por los “New Yores”, por el “flow” que se gastan.

Los fines de semana es donde se aprecia de verdad la Idiosincrasia del Consuelense; ponerse buena pinta, eso sí, no importa que sea de marca, aunque si es, se luce con más ahínco.

Hacer serrucho, lógico: cervezas por encima de 100, es mejor reunir 700 y pasarse la noche dando sorbos fuertes y cortos de buen ron Barceló, por que si nos llevamos del agrio de la cebada la resaca nos dura la semana entera cuando veamos la cartera “pelá”.

Somos un reflejo de dominicanidad, de todo lo que acaece en nuestra nación. Dominicana, tierra de peloteros y gente buena, los que no nos importa dar un bocado de comida, ni prestarte una “pinta pal figureo”.

En Consuelo, también acompañado de Daivi, y viendo como la esposa de Rojas, en Landy's nos hace sentir como príncipes en el Time's, mientras figuras de el otro municipio cabecera nos visitan, porque se han percatado de la calidez y sazón de nuestro ambiente.

Lo reconozco, escribí este artículo al son de un vaso de cerveza bien fría, acompañado de Mojica el Pinto, asiduo simpatizante de los Juanes (Juan Padilla y Juan Polaco), pero observando el clima, percatándome que, aunque estemos más pelados que un loco trasquilado, nos enorgullece ser consuelense.

Si algo puedo escribir con orgullo es que Consuelo es una tierra de gente buena, agradable, sonriente; dignos dominicanos, los que no solo sobresalimos por que nos guste la pelota y pretendemos saberlo todo, sino por que somos en extremo alegres.

¡Hasta la próxima!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.