Esperen La Sorpresa


Saludos a todo!

Las negociaciones entre el oficialista Partido De la Liberación Dominicana (PLD) y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) prácticamente concluyeron y llegaron ha acuerdos que posibilitarán la participación conjunta de dos organizaciones fundadas por un mismo líder, pero enfrentadas desde la fundación del partido gobernante.

Para los que desconocen la intríngulis del proceso de negociación el resultado de este convenio sería una sorpresa agradable para los beneficiados y vituperable a los afectados, pues en el ánimo de algunos el desenlace es cuestionable.

Ya parte de la dirigencia local de ambos partidos conocen de los acuerdos arribados entre ambas organizaciones políticas, sin embargo, lógicamente, están esperando la manifestación de sus respectivos organismos superiores.

Tanto así, que se nota el enfriamiento de las maquinarias proselitistas de los pre candidatos a alcalde del PLD, y uno de ellos, José Antonio Bazán, el Hijo de Consuelo, decidió enrumbar sus aspiraciones hacia otro destino político.

Toda reserva crea disgusto, ya que impide que aspirantes legítimos puedan motorizar sus energías, intenciones y voluntades hacia un objetivo ya pedispuesto, lo que en muchos casos crea un impasse que tiende a perjudicar el propósito en cuestión.

Sin embargo, todo aspirante tiene que entender que las reservas son un instrumento partidista, que se utiliza para fines de alianzas y negociaciones tanto con otros partidos como con la sociedad civil.

En el caso del PLD, muchos aspirantes y dirigentes no han querido interpretar de manera correcta el artículo cinco de los acuerdos a los que arribaron el presidente Danilo Medina y el ex mandatario Leonel Fernández, y solo utilizan la parte que más le conviene: unos avalan el método de posicionamiento electoral y otros el ya poseer la posición.

E ignoran que dentro de ese artículo se excluyen las candidaturas reservadas para fines de alianza, lo que resultaría una sorpresa desagradable a los que no esperan que este municipio también sea objeto de reserva a uno de los partidos que conforman el Pacto de Unidad Nacional.

Tanto PRD como PLD, tendrán que orquestar una campaña armónica, ahora que el Partido Reformista apunta ha respaldar a la oposición que representa el Partido Revolucionario Moderno (PRM), pues sino lo hacen correrían el riesgo de quedarse sin pito y sin flauta en el municipio, y debilitarían la fortaleza que viene exhibiendo el presidente Medina.

En política como en la pelota no existe adversario pequeño, pero sí enemigo interno, y más si está inconforme, por lo que él que resulte agraciado con la candidatura municipal tendrá que hilar fino para unificar a los dos partidos.

¡Hasta la próxima!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.