Un Soplo De Vida


¡Dios te ama! Escuchar este mensaje de alguien, sin esperarlo, en calles dominicanas, suele ser normal. Y es algo que aunque no pueda hacerlo con frecuencia en mi país, adoro hacer. Caminar por las vías de mi ciudad, sintiendo el calor de la gente, el aroma del trópico abrazar mi piel, apreciar mi entorno es ver el sol acariciando el trabajo de los que operan en las avenidas. Deleitarme con el tráfico inacabable, yo, sintiéndome feliz; a pesar del riesgo que estoy asumiendo. Y pienso en aquellos bulevares transitados, de otras naciones, y anhelo un sistema público de transporte digno. Una seguridad social respetable. Y de esta panorámica me traslado a Ezequiel en el valle de los huesos secos, donde destaca la labor de servir, de soplar vida. Nuestra nación tiene sed de justicia, de amor, de paz. Hay que llevar luz donde hay muerte y necesidad. Alzar la voz, dar cariño gratuito, servir sin esperar; amar sin medidas. Es hoy, es ahora, el momento de soplar vidas y dar aliento a esta nación tan desierta, tan falta del amor de Dios. Amemos a nuestro prójimo aun pensemos que no lo merece. Solo así veremos volar las mariposas del alma y observaremos en la montaña: las alas de la buena voluntad, la agradable y la perfecta, la que proviene de Dios.

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.