Vivamos con Dignidad y Vergüenza de la buena


En los tiempos cuando funcionaba el Ingenio consuelo, conocí un señor el cual desde el primer día que lo conocí,  por alguna razón hicimos una química de amigos/consejeros. Este señor de unos 65 anos de edad y yo unos 24 era como la muleta para mi pie cojo, la una y el dedo y como Batman y Robin. Mi buen amigo siempre tenia una sonrisa en los labios, de hecho nunca estaba enojado y llegaba siempre al colmo de encontrarle un acomodamiento a cada situación aun siendo mala. Para no cansarlos del cuento, un día entramos en una conversación personal, me decía que su vida había sido difícil, el se caso varias veces  y aparentemente no le había ido bien en ninguna ocasión, porque su primera esposa había muerto, la segunda era una persona insoportable, a tal grado, que le agredía físicamente, luego se junto con una persona mucho mas joven que aparentemente tomo ventaja de el y así sucesivamente. Me contaba que había dedicado su vida a los ingenios del CEA y que se sentía orgulloso de que el día que saliera de la compañía, lo haría con la frente en alto y las manos limpias.  Pero que estaba preocupado porque sus hijos y ex-esposas  le reclamaban y le echaban en cara que ya estaba viejo y sin dinero y que por su culpa ellos también estaban mal, que el había tenido la oportunidad de “hacer la paca, buscar el billete y hacer un buen clavo”, o sea, hacer suficiente dinero para el y sus descendientes y que “Por Pendejo no aprovecho su oportunidad”, que todos lo hacían y que eso no era nada.

Esa conversación  llamo mi atención, porque creo que un pueblo no es salvo porque todos cometan el mismo pecado, es difícil pensar que seremos  condenados por nuestros propios familiares y amigos “por no haber conseguido lo suyo cuando se pudo” . Debemos tener cuidado con lo que hacemos, es mejor vivir como un “Pendejo con Vergüenza de la buena y dignidad”, que como un “Pillo Sabio Sinvergüenza”.  Y les juro, que este no es un hecho aislado, son muchas las historias como esta que hemos escuchado, visto y posiblemente participado.

Lamentablemente, la sociedad que estamos creando para nuestros hijos y nietos, es la de “Hazte rico o muere en el intento”, ya que la sociedad entera conspira y promueve estos nuevos y desviados valores. No llevemos la vergüenza y las buenas costumbres al Calvario para crucificarlos, No crucifiquemos a mi pobre amigo por hacer lo correcto, no hagamos de la dignidad y la vergüenza una cruz, porque si lo hacemos estaremos en graves problemas. 

Vivamos con dignidad y vergüenza como símbolos de buenas costumbres, tratemos de parar el desorden para bajar la factura de la pobreza de nuestro pueblo, recordemos el precio final del libertinaje y el desorden se paga con pobreza.

Nota : Personalmente, no creo que el tener dinero o hacer riqueza es malo, al contrario, yo tambien quiero conseguir “Mi Funda”, pero quiero hacerlo de buena forma.

Atentamente,

El Maestro.

1. isabel

Que interesante escrito.la verguenza y las buenas costumbres deberian ser parte del caracter de todo indibiduo. me gusto

2. elvin montilla

la dignidad y la honestidad tienen sus frutos, Dios te bendice por hacer las cosas bien, y esta historia esta bien y a buena hora,pues este mundo solo quiere dinero mal habido sin importar de donde venga., mi consejo es hagan las cosas bien y sus hijos en un futuro cercano no se avergonzaran de ustedes...

3. Mary Severino

Hola maestro Bendiciones para usted;Usted escribio esta historia justo cuando el mejor testigo de mi tio murio a destiempo(osea de manera solpresiva). Mi familia es juzgada de la misma manera desde el año1978 hasta el ultimo cuatrenio del PRD.Mi Tio fue maltratado y humillado por las persona a su alrededor,recuerdo muchas veces en mi casa no habia ni para la cena y papi con un pago millonario del CEA y sus subalternos decian este pendejo va a morir pobre.Hoy nosotros vivimos orgulloso del recuerdo de mi Tio y mi papi vive como un millonario con su frente en alto y puede sentarse sin temor que lo llamen ladron, tiene 11 hijos y queria tener 22 porque somos pobre de dinero pero Ricos de Respeto y AMOR son palabras que me salen del corazon la honestidad no tiene precio eso nos los enseñaron a nos en la casa.

4. A.Z.C.

usted es un verdadero,MAETRO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

5. A.Z.C.

perdon es imperdonable escribir precisamente esa palabra con una falta ortografica(M A E S T R O)

6. Maria Francisca

La honestidad y el respeto ganado no tienen precio, la mayor herencia que le dejamos a los nuestros es nuestro ejemplo, las buenas costumbres deberian ser parte de nuestra cotidianidad

7. Rolando Alburquerque

Super interesante y mas realidad que esa ninguna,como dice mi querida Mary todos en Consuelo pasamos por eso y es que nuestros padres si fueron verdaderos ejemplos de dignidad,eran trabajadores orgullosos no ladrones sin dignidad,tenemos tiempo de seguir sus pasos luchemos por rescatar esa dignidad,somos nosotros a los que nos toca dar ese ejemplo

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.