VEINTISÉIS...


arlene.reyes@gmail.com
@arlereye


Frente a una fuente de agua, me pongo de pie, un segundo, puedo verme tal cual si fuese un espejo. Finalmente, miro al cielo, me detengo y veo correr algunas gotas que salen despavoridas del rostro. El miércoles 26 de marzo, cumpli mis veintiséis, lejos de casa, distante de mis amigos, alejada de las tribulaciones y las complejidades de la vida diaria, de la monotonía. Anhelando estar en casa, pero también deseando seguir viviendo al máximo esta experiencia que quizás solo ocurra una vez en la vida. Y agradezco mucho. Bastante, demasiado. Pues, Dios ha sido fiel y bondadoso conmigo. Visualizo la salida de la chica muy delgada, y veo una mujer con algunas curvas, más peso de lo usual; que sonríe, que baila, y que ama la vida mucho más que ayer. Sin compromisos, sin corazón roto. Pues las heridas siempre son reparadas cuando se toma el timón del análisis, y uno se da cuenta que solo el error es parte del ensayo, del show romántico de la vida. Y aquí, en primera fila, con el alma abierta para amar, amar mucho. Un amor imperfecto, que busque soluciones por medio del temor a Dios. Un caballero que ame más a Dios que a mi persona.
Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.