DE REGRESO A CASA....


arlene.reyes@gmail.com
Twitter: @arlereyes


Es un sentimiento que sube y baja, como cualquier trampolín en un parque de diversiones. Esa nostalgia. Ese adiós a un país en el que, estoy segura, una parte de mi alma quedó clavada. Vine a Taiwán con un corazón herido, en proceso de elevarse. Dios iba sanando delicadamente, poco a poco, todos los días. Tuve momentos fuertes, angustiantes; en los cuales debía orar por sabiduría, pues, por más que intentaba entender el idioma, mi mente tenía una barrera. Y me encontraba en la agonía entre amar un país, pero también querer salir huyendo, de cada salón de clases. Pasaban los meses, y las cosas iban cambiando.

Sin temor a equivocarme, la mano de Dios estuvo conmigo en cada examen, en cada prueba. Saliendo fortalecida, siempre. Un año en Taiwán parecen ser años, aun el tiempo pase rápido. Uno siente que hace mucho que dejó todo. Mientras camino por las calles de esta tierra de té y montañas, pienso en Quisqueya, en que no tengo esta libertad de transitar, sin temor, y sin horarios. La delincuencia nos arropa y nos roba esta dicha. Es imposible no ver enlazados los pensamientos y ver la vida dejada, y entender, que sin darme cuenta formo parte del orden natural de la cotidianidad en Formosa. En esta isla, tuve la dicha de encontrar una iglesia, muy similar, a la de mi territorio. Un refugio, un remanso de paz; una familia de valores, que llevo tatuada en mi ser. De igual manera, la convivencia con mi grupo de 30, definitivamente, instantes que se archivan, en mi interior. Me preocupo por República Dominicana, pues allí muchas cosas siguen como siempre, las mismas caras en el gobierno; los tapones en las avenidas, las imprudencias en el tráfico. Y como diría, mi amiga Sharina, también habita aquella dama que se va maquillando en su vehículo, por no saber administrar su tiempo. Siguen vagando los niños de cartón, aquellos infantes huérfanos, que lavan los vidrios de los carros, a cambio del pan de cada día.

Siguen aquellos ladrones de sueños, o esos que no sudan el trabajo, pero obtienen más privilegios, que los que perseveran todos los días, sin horarios, ni promesas firmes. Y leo en las redes, las mismas preguntas, y recibo mensajes de mis amigas que quieren salir del país con urgencia, corriendo.
1. PAPO LUGO

Muy bonita esa refleccion, es la pura realidad de nuestro pais, te felicito.

2. Luis Paredes

Cuanto valor tiene tu articulo, es digno de leer y analizar, pero habemos tantos idiotas, q no nos merecemos estos escritos, cuanto se ha perdido en nuestra sociedad y muchos no lo quieren admitir, simple y llanamente porque le compran su conciencia con cheles y no admiten de q estamos muy mal, ojala no sea muy tarde y los jovenes q son los verdaderos perdedores de esta maldita situacion, algun dia se unan y digan basta ya, y peleen por el bien de sus hijos.

3. Dennys Santana

Que increible la situacion en la que estamos viviendo pero la realidad es que tenemos que seguir luchando por nuestra patria,nuestra sociedad y por demas por nuestros jovenes motivandoles a buscar el camino de Dios y luchar para mas de ellos puedan tener la oportunidad de estudiar ya que es la educacion la madre de la libertad. Felicidades joven por su escrito lleno de sentimientos puros.

4. chen

Felicidades joven, su escrito es mas bien una poesia o una plegaria que alude
a tu situacion en Formosa y la contrasta con la situacion que estamos enfrentando en
nuestra RD. Que Dios te ayude a seguir escribiendo con tanta inspiracion y destello.

5. jeff ortiz

http://m.soundcloud.com/the-androidroom01/dj-jeff3-the-android-dominican-hip-hop-mix-tape-vol2boxing-eddtion

6. Marina

Joven excelente articulo, deseo Dios te guarde siempre y derrame ricas bendiciones en tu vida. Te felicito por este logro en tu vida y que el limite sea el cielo.

7. consuelo

Es bueno recordano lo que ya savemos.pero es mejor aporta solución al problema existente

8. Sharina NT

Muy bonita y verdadera reflexión .

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.