Debilitando El Fundamento


¡Saludos, mis amigos!

En la Biblia hay un texto que llama mi atención. En el libro de los Salmos capítulo 11 y verso 3, dice: “Si fueren destruidos los fundamentos,¿Qué ha de hacer el justo?”

Dos cosas que podemos sacar como implicaciones de este texto:

1-   Los fundamentos de cualquier institución tienen el riesgo de ser afectados o destruidos. (desde una familia hasta un país).

2-   Cuando esto sucede, quienes más sufren, son los amantes y practicantes de la justicia.

Dios dejo esto escrito como una advertencia para su pueblo (la nación de Israel), y para todos los pueblos del mundo que quisieran hacerle caso (incluyendo los dominicanos). Los principios y valores que nos fundamentan como nación deben ser respetados, cuidados y preservados. Cuando esto no sucede, y no cuidamos lo que nos fundamenta, lo irrespetamos y destruimos, entonces también nos debilitamos y atentamos contra nuestra propia integridad. Ya sea como individuo, familia, organismo o nación.

El 06 de noviembre del 1844, en la ciudad de San Cristóbal, los patriotas que fraguaron y lucharon por nuestra nacionalidad, se juntaron en una Asamblea Constituyente que dio a luz la primera Constitución de la Republica Dominicana. A partir de ese momento y hasta el día de hoy, nuestra constitución ha sufrido 39 modificaciones (según Manuel A. Amiama, en sus Notas de Derecho Constitucional). Según el autor citado, de estas modificaciones, quince (15) veces, nuestra constitución ha sido objeto de modificación debido a los intereses momentáneos de gobernantes en turno, que quisieron hacer sus aportes históricos y contribuir al debilitamiento institucional de nuestra nación.

Una lista que encabeza Pedro Santana, y que también integran, gente como: Buenaventura Báez, Ramón Cáceres, Horacio Vásquez, Rafael L. Trujillo, Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina.

La constitución se define como “El conjunto de reglas fundamentales que rigen la organización y las relaciones entre poderes públicos, y fijan los principios del derecho de un estado.”

Siendo así, tratar de jugar con la constitución, es debilitar nuestro fundamento como nación.

Pongamos atención a la interrogante que formula Dios a través de la Biblia en el Salmos 11.3, ¿Qué podrán hacer los que aman la justicia, cuando los fundamentos de la nación son relajados, irrespetados y destruidos?

¡Bendiciones, y hasta luego!

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.