Lilis Y La Educación


José Lugo Cabral

papo0207@hotmail.com

Un elemento importante de la política social de la Dictadura de Ulises Heureaux, fue el impulso a la Educación, incentivo su desarrollo creando Escuelas Primarias, impulsando la capacitación de  los Maestros, mejorando la Administración y la organización de la Enseñanza, así podía ganarse la simpatía de la población.

El 22 de Febrero de 1889 fue promulgada la Ley General de Estudio, en la que se especificaba el carácter Público y Privado de los centros Educativos y se estructuraba la Administración de la Educación Dominicana. con esta Ley, deberían existir Escuelas Primarias todas las Comunes, incluyendo Escuelas Nocturnas para los Trabajadores; Escuela Superiores en cada cabecera de Provincia y Escuelas de Artes y Oficios, Escuelas Normales para Maestros en Santo Domingo y Santiago, un Seminario Conciliar y un Instituto Profesional Universitario.

La ley fue modificada en el 1895 para la creación de los Colegios Centrales en Santo Domingo y Santiago. Contaban con tres secciones: Estudio superior, que otorgaba el Título de Bachiller; Enseñanza Secundaria, que otorgaba el Título de Maestro de segunda enseñanza y la tercera que otorgaba el  Título de Maestro Normal.

En el año 1833 existían en el País 175 Escuelas, este número aumentó a 200 en el 1887; Ese aumento fue significativo, tomando en cuenta la realidad económica por la que estaba pasando el País, para ese año se calculaba en 62.000 habitantes que estaban en edad Escolar, ósea entre 6 y 14 años de edad.

Había dos Escuelas Normales para la formación de Maestros; En Septiembre de 1884 se celebró en la Capital la primera Investidura de Maestros Normales. Y en Febrero de 1886 fue la segunda Graduación.

A nivel Universitario existía el Instituto Profesional en Santo Domingo, allí se formaban Profesionales de Derecho, Medicina y Cirugía, Farmacia, Ciencias Matemáticas, Náuticas y Filosofía, el 27 de Enero de 1887, el Periódico El Mensajero en su página Editorial, hacia presentación de la Tesis de los Licenciados Paulino A Castillo, Carlos Alberto Zafra José Pantaleón Castillo y Francisco Henríquez y Carvajal, obteniendo los Títulos de Farmacia y Medicina.

En esa época también funcionaba el Instituto de Señorita, dirigido por Salomé Ureña de Henríquez, celebrando su primera graduación en el 1887; Las Graduandas fueron Leonor María Feltz, Luisa Ozema Pellerano, Mercedes Laura Aguiar, Ana Josefa Puello, Altagracia Henríquez Perdomo y Catalina Pou.

Era muy claro el progreso en el área de la Educación Dominicana en esa época. Este progreso le sirvió de punta de lanza  a la dictadura de Lilis, para demostrar el esfuerzo de su Gobierno en favor del progreso de La Nación. En todas las Alocuciones Oficiales, la Educación salía siempre a relucir, exaltando el progreso e Insistiendo en la necesidad de continuar dando impulso a la Instrucción Pública, eso no es solo deber de la Administración General, sino de todos los que pertenecemos a la generación del porvenir.

Imposible  hablar de la Educación Dominicana, sin hacer mención de Eugenio María de Hostos. Educador Puertorriqueño, quien llegó al País en el año 1875, creador de la reforma Educativa, fundador de instituciones Educativas, fue el creador de las Escuelas Normales, fue Director de la Escuela Normal de La Capital de 1880 a 1888.

Fuente: Mu-Kien A Sang, Ulises Heureaux, Biografía de un Dictador.   

Esta es la opinión del lector, no de Consuelocity. No está permitido difamar ni injuriar. Consuelocity.com se reserva el derecho de eliminar comentarios ofensivos. Sólo se permiten hasta 500 caracteres. Se recomienda no escribir todo el mensaje en mayúsculas. El lector acepta los documentos Términos de Uso y Política de Privacidad de Consuelocity.com.